ELOHÉ JASEDI

 

El Dios de mi misericordia irá delante de mí.

Salmos 59:10

Misericordia significa compasión extendida a alguien cuando tienes el poder para castigarlo. Nuestro Dios es un Dios de misericordia. Él tiene todo el poder y autoridad para castigarnos pero en lugar de darnos lo que bien merecemos, Dios nos extiende su amor.

Jesucristo nos enseña acerca de la misericordia del Padre cuando declara:

Vuestro Padre que está en los cielos, hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos.

Mateo 5:45

Cada mañana al despertar debemos de darle gracias a Dios por su misericordia. Todo ser humano incluyéndonos a ti y a mí, somos pecadores y merecemos el castigo de Dios, mas nuestro Dios es misericordioso y vivimos bajo su gracia.

En Lamentaciones encontramos una cita que personalmente a mí me ha levantado en momentos difíciles de la vida y habla de esta misericordia de Dios.

Las misericordias del SEÑOR jamás terminan, pues nunca fallan sus bondades; son nuevas cada mañana; ¡grande es tu fidelidad! Lamentaciones 3:22-23

Dios, te doy gracias por tu misericordia que cada día derramas sobre mi vida.

Dios, te doy gracias porque cada mañana al despertar tus misericordias son nuevas para mí.

Dios, te doy gracias porque no me tratas conforme a lo que merezco, sino que tu misericordia es derramada en mi vida y en mi hogar.

Te invito el día de hoy a meditar y memorizar este pasaje de Lamentaciones 3:22-23, es corto pero muy poderoso y reconfortante.

Las misericordias del SEÑOR jamás terminan, pues nunca fallan sus bondades; son nuevas cada mañana; ¡grande es tu fidelidad! Lamentaciones 3:22-23

 
Vino NuevoDía 21