ELOHÉ MIKAROV

 

ÉL ES EL DIOS CERCANO

Den gracias al que guió a su pueblo por el desierto. Su fiel amor perdura para siempre. Salmos 136:16

Dios nos guía y cuida en los momentos difíciles. El desierto nos habla de escasez, lucha e incertidumbre pero en medio de esos tiempos tú y yo podemos DAR GRACIAS, porque Dios está con nosotros. Él nunca nos abandona, Él nunca nos deja.

Dios en el desierto proveyó agua para su pueblo.

Dios en el desierto proveyó alimento para su pueblo.

Dios en el desierto hizo que su ropa y su calzado no se gastara.

En los momentos de soledad ÉL ESTÁ PRESENTE.

En los momentos de duda y temor ÉL ESTÁ PRESENTE.

En los momentos de tentación ÉL ESTÁ PRESENTE.

En los momentos de tristeza y depresión ÉL ESTÁ PRESENTE.

Cuando Elías estaba en el desierto deseando morir DIOS ESTABA PRESENTE. La reina Jezabel había jurado que mataría a Elías, él por temor huye al desierto en donde se siente solo, abandonado y deprimido al punto de la muerte. Dios no lo regaña, no le reclama su falta de fe, sino que Dios se presenta ahí; le da de comer y lo deja descansar. Luego Dios lo guía a una cueva para hablarle sobre su futuro y de los hombres que Él traerá a su vida para cumplir su llamado.

Dios mismo ha declarado que Él nunca nos dejará, jamás nos abandonará.

Decláralo, ¡DIOS TE DOY GRACIAS PORQUE TÚ ESTÁS PRESENTE EN MEDIO DE MI CRISIS!

Gracias Dios porque Tú caminas conmigo por el desierto.

Gracias Dios porque en mi soledad Tú estás conmigo.

Gracias Dios porque en mi tristeza y dolor Tú estás presente.

 
Vino NuevoDía 18