ELOHÉ TISHUATHI

 

DIOS DE MI SALVACIÓN

Den gracias al que mató a los hijos mayores de Egipto. Su fiel amor perdura para siempre. Él sacó a Israel de Egipto. Su fiel amor perdura para siempre.

Actuó con mano fuerte y brazo poderoso. Su fiel amor perdura para siempre. Salmos 136:10-12

La nación de Israel fue esclava en Egipto por 400 años, pero en una noche Dios los liberó. Esa noche el ángel de la muerte pasó por Egipto y mató a todo primogénito en el país, menos los primogénitos israelitas. En cada hogar israelita habían sacrificado un cordero y habían puesto la sangre de ese cordero sobre el marco de la puerta, así cuando el ángel de la muerte vio la sangre pasó sin entrar en esa casa.

Al día siguiente el Faraón despidió a los israelitas, sin que ellos hayan levantado un dedo para pelear. Dios lo hizo todo por ellos, actuando con su poder.

Jesucristo, el cordero de Dios, derramó su sangre en una cruz y por su sangre ha vencido poderosamente sobre el enemigo de nuestras almas.

La sangre de un cordero libró de la muerte a los hijos de Israel y es la sangre del cordero de Dios que ha vencido a Satanás y ha roto su dominio sobre nuestras vidas.

Dios ha vencido al enemigo de nuestras almas con GRAN PODER. Él ha puesto al enemigo bajo nuestros pies.

El Dios de paz aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes. Romanos 16:20

Dios nos rescata y nos libra de la mano de Satanás. Lo hace de manera convincente y definitiva.

Demos gracias que Dios nos ha librado del pecado y del poder del enemigo. Cuando venga el tentador a tu vida, da gracias a Dios porque Él es quien ha vencido al maligno.

Israel no tuvo que levantar la mano para pelear con el Faraón, Dios lo hizo todo. Él luchó. Él venció. El enemigo está vencido en nuestra vida.

Entonces Josué les dijo: «No teman ni den un paso atrás; al contrario, sean fuertes y valientes. Esto es exactamente lo que el Señor hará con todos los que ustedes enfrenten en batalla.» Josué 10:25

Dios lo ha hecho todo, tú y yo no tenemos que esforzarnos ni luchar por obtener nuestra salvación.

Pablo declara:

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Efesios 2:8-9

Decláralo, ¡DIOS TE DOY GRACIAS PORQUE TÚ HAS VENCIDO AL ENEMIGO!, ¡DIOS TE DOY GRACIAS PORQUE TÚ HAS VENCIDO AL PECADO!

Gracias Dios porque Tú me has librado del pecado.

Gracias Dios porque Tú me has comprado con la sangre de tu Hijo Jesucristo.

Gracias Dios porque Tú has roto el poder del pecado en mi vida.

Gracias Dios porque Tú me has librado de la muerte eterna y me has dado vida en Cristo.

 
Vino NuevoDía 16