ELOHENU OLAM

 

DIOS ETERNO

Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; Él nos guiará aun más allá de la muerte.

Salmos 48:14

Nuestro Dios es eterno, no tiene principio ni fin. Él es el principio y el fin, en Él está contenido todo el tiempo.

Dios mismo declara que Él estará presente en nuestras vidas para siempre, es decir, no solo estará presente en esta vida sino que esta promesa se extiende más allá de la muerte hasta la eternidad. Él promete que nunca nos dejará ni nos abandonará.

La muerte para muchos es algo espantoso y desconocido que atemoriza, pero para ti y para mí no debe ser así pues cuando pasemos por el umbral de la muerte no pasaremos solos. Él promete estar con nosotros y acompañarnos por la eternidad.

David dijo en Salmos 23 que no temería andar en el valle de la muerte porque Dios estaría con él. Dios no solo camina con nosotros en esta vida y nos acompaña hasta la puerta de la muerte, Él cruza esa puerta con nosotros y permanece a nuestro lado por toda la eternidad.

Dios ha estado presente en nuestras vidas desde antes de la fundación del mundo, estuvo con nosotros desde el momento de gestación y desarrollo como embrión, estuvo desde nuestro nacimiento y en nuestros años formativos y Él nos acompañará en la vejez y más allá.

En la vida hay muchas personas a lo largo del camino nos van dejando; maestros, amigos, compañeros, hijos, padres, etc. pero Dios nunca nos deja. Su Presencia es eterna, su amor es eterno, su cuidado es eterno.

Dios, te doy gracias porque eres eterno, Tú no tienes principio ni fin.

Dios, te doy gracias porque Tú estarás conmigo por la eternidad.

Gracias Dios porque puedo confiar en que jamás estaré solo, Tú siempre me acompañas.

Gracias Dios porque desde antes del tiempo Tú ya me tenías en tus planes y por la eternidad estaré en ti.

Gracias Dios porque al pasar por el umbral de la muerte hacia la eternidad, Tú me acompañarás en cada paso.

 
Vino NuevoDía 38