ROHI

 

El Señor es mi Pastor...  Salmos 23

 

Estas palabras de David son mucho más que una metáfora o expresión poética.

Al revelarse como YAHWEH ROHI Dios no solo ofrece un indicio de la relación que podemos disfrutar con Él, sino del cuidado que tiene para nosotros. Demuestran a Jesucristo declarando que Él es el buen Pastor de nuestra vida. 

Yo soy el buen Pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas. Juan 10:11

Yo soy el buen Pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen. Juan 10:14 

Nos habla de que somos propiedad de Dios, que no somos huérfanos y esa verdad implica protección sobre nosotros, porque cuando algo tiene dueño, nadie más tiene derecho legal de tocarlo, manipularlo o maltratarlo. El hecho de que Jesucristo es nuestro Pastor, le niega al enemigo el derecho de hacernos daño porque YAHWEH ROHI desempeña su papel de Pastor sobre nuestras vidas con fuerza y vigor:

Pero su arco se mantuvo firme, porque sus brazos son fuertes. ¡Gracias al Dios fuerte de Jacob, al Pastor y Roca de Israel! Génesis 49:24 

Cuando David compareció ante el rey Saúl antes de enfrentarse a Goliat, le describió cómo, al pastorear sus rebaños, solía ir tras el oso y el león para arrebatar de sus fauces a la oveja que se habían robado y acabar con ellos. Con esa misma intensidad, nuestro Dios persigue a nuestros enemigos y nos arrebata de entre sus garras.

Padre, gracias por ser mi Pastor, yo soy tu oveja y te pertenezco a ti.

Gracias porque nada ni nadie tiene derecho legal sobre mí.

Gracias porque me conoces, me guías y me proteges con brazo fuerte.

Gracias porque en ti estoy seguro, pues me rescatas de cualquier peligro. 

Declaro que, “Tú has sido y siempre serás mi Pastor” (Génesis 48:15).

 
Vino NuevoDía 7