RUAH UGEBURAH

 

ESPÍRITU DE PODER

El Espíritu del SEÑOR reposará sobre Él: espíritu de poder.

Isaías 11:2

El poder del Espíritu Santo es el poder más fuerte sobre el universo y habita en Dios.

Cuando el hombre descubrió el poder del átomo, que es miles de veces más pequeño que el ancho de un cabello humano, desató una bomba que tenía el potencial de destruir un radio de tres kilómetros a la redonda y desató el poder nuclear cuya energía es capaz de aluzar ciudades enteras; pero este poder no es nada comparado con el poder del Espíritu de Dios.

Dios nos otorga su poder a nosotros sus hijos. Ese poder rompe las cadenas del pecado en nuestras vidas, hace a los demonios huir y nos da la capacidad de vivir la vida cristiana. John G. Lake, un misionero que fue usado por Dios para realizar grandes sanidades en el sur de África y en Spokane, Washington declaró:

“La vida del cristiano sin el poder del Espíritu en su corazón es una fatiga de la carne, es una obediencia a mandatos y un esfuerzo de caminar conforme a patrones los cuales no tenemos el poder para seguir. La vida cristiana que se vive por el impulso del Espíritu de Cristo en nuestra alma es un gozo, poder y gloria”.

Dios nos da su poder:

No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:7

Gracias Dios porque tu poder rompe el poder del pecado en mi vida.

Gracias Dios porque tu poder me da la capacidad para vivir en victoria la vida cristiana.

Gracias Dios porque tu poder me es dado a través de tu Espíritu.

Gracias Dios porque tu poder rompe todo temor en mi vida.

 
Vino NuevoDía 27