SHALOM

 

“Gedeón construyó allí un altar al SEÑOR, y lo llamó YHWH-SHALOM El SEÑOR es la paz”.  Jueces 6:24

La nación de Israel vivía bajo una terrible opresión a manos de los madianitas. Cada año, durante el tiempo de la cosecha, los madianitas invadían el país y se apoderaban del fruto de la tierra, dejando a los judíos en la pobreza.

Gedeón se escondía de los madianitas tratando de rescatar una parte del grano, cuando tuvo ahí un encuentro con DIOS. Tan impresionante fue su experiencia, que declaró “El SEÑOR, es la paz”. Es importante notar que hace esta declaración antes de que sus circunstancias cambiaran, de hecho, fue mucho antes de derrotar a sus enemigos.

Aunque YAHWEH SHALOM no significa que nunca tendremos que enfrentar problemas y dificultades, lo que sí significa, es que en medio de esos conflictos, el SEÑOR es nuestra paz.

Los discípulos de Jesús lo vivieron en carne propia al cruzar el mar de Galilea, cuando se encontraron en medio de una fiera tormenta que amenazaba con hacerlos naufragar. Desesperados corrieron a Jesús, quien a pesar de la conmoción, dormía tranquilamente en el barco. Los discípulos lo despiertan reclamándole por su “indolencia” ante el peligro "—¡Maestro! —gritaron—, ¿no te importa que nos ahoguemos? Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: —¡Silencio! ¡Cálmate!— El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo”. Marcos 4:35-41 

En los momentos más tormentosos de nuestra vida, ¡Tú y yo tenemos que recordar que contamos con Jesús! ¡Él le habla a los vientos que se levantan en nuestra contra y los hace callar! Descansemos en la verdad de que Dios está con nosotros, Él es nuestra paz.

Gracias Dios, porque Tú eres mi paz.
Gracias porque puedo confiar en que has vencido.
Gracias porque me sostienes en la palma de tu mano.
Gracias porque debajo de tus alas yo estaré seguro.
Gracias porque Tú eres mi escudo y mi fortaleza ¡No tengo que temer!
Gracias porque sé que a tus ángeles mandarás cerca de mí que me guarden en todos mis caminos.
Gracias porque puedo clamar a ti en cualquier momento y Tú me responderás.

¡TÚ ERES MI PAZ!

 
Vino NuevoDía 5