YAHWEH HA-MELEK

 

EL SEÑOR, EL REY

¡Aclamen alegres al SEÑOR, el Rey, al son de clarines y trompetas!

Salmos 98:6

Nuestro Dios es Rey, Él reina y gobierna sobre toda su creación, tanto en lo espiritual como en lo natural. No existe nada ni nadie que no esté bajo el domino de su Reino. Él es Rey sobre cualquier monarca, rey, emperador, presidente y dictador.

Algunos años atrás había un narcotraficante llamado Amado Carrillo Fuentes quien llegó a ser jefe del Cártel de Juárez y se hacía llamar ‘El señor de los cielos’ ¡pero qué señor!, ese señor ya está dos metros bajo tierra. Hombres a través de la historia humana se han levantado y se han declarado supremos pero TODOS han llegado al mismo fin, la muerte, mientras que nuestro REY sigue vivo y gobernando sobre todo.

En el libro de los Hechos encontramos a un rey llamado Herodes, quien mandó matar a Jacobo, uno de los seguidores de Jesús y también mandó arrestar a Pedro. Cuando Dios envió a sus ángeles a librar a Pedro, este rey se dirigió hacia Tiro y a Sidón en donde hizo una aparición pública y mientras la gente que estaba presente lo adoraba, un ángel del Señor lo tocó matándolo y su cuerpo fue comido por los gusanos.

Nuestro Dios es Rey sobre la naturaleza. Jesús hablaba a los vientos y a las tempestades y estas se calmaban, hablaba a los árboles y se secaban, detiene al mundo en su girar y convierte el agua en vino.

Nuestro Dios es Rey sobre los espíritus y los ángeles. Él envía a los ángeles a hacer su voluntad y ordena a los demonios callar y salir de las personas y regiones. ¡Ángeles y demonios se postran ante nuestro Rey!

Muchos de nosotros no entendemos lo que es un reino porque toda nuestra vida hemos vivido en una democracia pero ambas formas de gobierno son muy diferentes. Dios no es Rey debido a un voto popular, Él no depende de nuestra opinión o nuestro voto, Dios gobierna y reina debido a su poder y autoridad. En Salmos 2 nos dice que los reyes de esta tierra se levantan contra Dios pero Él los mira y se ríe desde su trono, así mismo cuando los profesores e intelectuales en las universidades declaran que Dios no existe, se ríe de semejante declaración porque no existe ningún hombre que pueda amenazar su gobierno.

Jesucristo mismo declaró:

Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios.

Romanos 14:11

Cuando declaramos a Jesucristo Rey de nuestra vida, vivimos bajo su gobierno, bajo su autoridad y nos sometemos a sus leyes, pero además vivimos bajo su protección y dependemos de Él en nuestras necesidades.

Dios, te doy gracias porque Tú eres Rey soberano sobre todo y todos.

Dios, te doy gracias porque tu Reino no tiene fin. Tú jamás serás removido, jamás serás derrotado.

Dios, con gusto me rindo ante ti y pongo mi vida en tus manos.

Dios, te doy gracias porque eres un Rey justo y bueno.

Dios, ¡Declaro que ante ti toda rodilla se doblará y toda lengua te confesará como Rey y Señor!

Dios, ¡Te declaro hoy Rey de mi vida, Rey de mi hogar y de mi familia!

 
Vino NuevoDía 40